Cine Prohibido “THE LAST TEMPTATION OF CHRIST”

1988. “La última tentación de Cristo” de Martín Scorsese. El lado humano del Mesías. ¿Qué sucedería si a Jesús, no se le hubiera revelado su misión, de golpe?, ¿Si ésta se le fuera descubriendo por partes?, ¿Qué hubiera ocurrido si al no saber exactamente cuál iba a ser su destino final, hubiera tenido los miedos, las dudas e incluso las tentaciones de un hombre común?

El inusual argumento nos describe a Jesús inicialmente como un carpintero que talla cruces al servicio de los mismos romanos; por ello su pueblo lo desprecia. La misión de salvar a los hombres se le manifiesta en un principio a través de pesadillas y dolores que le obligan a buscar ayuda espiritual. En una comunidad religiosa obtiene su primera señal, cuando uno de los estudiantes le indica que está bendito de Dios y su cuerpo es purificado; este mismo religioso le pide que regrese a la comunidad de los hombres y comience a predicar.

Jesús lo hace y empieza así su gesta; en un incio se halla preocupado por lo que tiene que decir, sin embargo, una vez que comienza, las palabras fluyen, inspiradas obviamente por Dios. El pueblo judío no es el mismo que podemos ver en otras cintas, no es una mansa oveja que se deja guiar; aquí, ese pueblo insulta al Mesías, le arroja objetos y lo tacha de loco. Jesús conoce al Bautista, quien duda también en un inicio sobre la autenticidad del Hombre-Dios y le aconseja ir al desierto en busca de una guía divina; allí, es tentado por Satanás, no excatamente como en los evangelios, sino a través de simbolismos meticulosamente escogidos, plasmando la tentación de la carne en una serpiente, la del poder en un león y la del ego en una intensa llama.

Superadas estas pruebas, Jesús regresa con los hombres una vez más, dispuesto a hacer la guerra; pero su guerra no es contra Roma, como sus seguidores creen, sino contra los demonios que habitan en los hombres. Muchos de los pasajes de los evangelios están retratados aquí, mas no desde una perspectiva idealista y religiosa, sino desde el enfoque meramente humano, mostrándonos a un Mesías incierto que se sorprende incluso de su capacidad para realizar milagros y tiene dudas sobre su verdadero destino.

Finalmente, una sucesión de hechos, algunos bíblicos y otros de la pluma imaginativa de Nikos Kazantzakis (autor de esta novela que más tarde le costaría la excomunión), conllevan al desenlace por todos conocido: Jesús es traicionado y conducido en un vía crucis hasta el Gólgota. Es ahí donde la cinta halla su climax, donde la última tentación llega a Cristo en forma de un “viaje” que le permite examinar la alternativa de la vida humana, con esposa, hijos, miedos, dolor e incluso, con pecado.

La película desde su inicio halla un nicho en el espectador, al abrir con una frase identificable e intensa: “…La mayor lucha en esta vida, sucede entre la carne y el espíritu, y es el alma humana, la arena donde estos dos ejercitos siempre suelen chocar…”

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: