DEPRESIÓN

20658_107045455976012_100000116734277_188459_588309_n

Es increíble como un problema como la DEPRESIÓN sea tan grande, mucha gente tiene depresión, mucha gente está muriendo por la depresión y mucha gente está a punto de morir por la depresión.

Han seguido llegando preguntas al Blog sobre la depresión, quieren saber todo lo que se pueda del asunto. Yo no soy un experto en el tema, a lo mejor en mi vida he tenido depresión pero ni cuenta me di. Mi vida no ha sido muy fácil, pero quien ha tenido una vida fácil?. Y no miento al decir que ni cuenta me di, a lo mejor mis preocupaciones eran sobrevivir, más que tratar de ser feliz, afortunadamente eso ha cambiado.

Pero recordé una plática que tuve con un amigo mío que sufrió de Depresión. Espero que esta plática les ayude a toda la gente que me ha escrito pidiendo más información sobre este asunto.

Todos queremos ser felices desesperadamente y como lo demostró Will Smith en “Búsqueda de la Felicidad” (“The Pursuit of Happyness”) la felicidad no está garantizada. Tenemos que perseguirla. Qué bueno sería poder ser feliz tan fácil como ir a comprar un cerveza pero es mucho más difícil que eso. Hablando de Depresión, no hay respuesta correcta. Y cada quien la sufre diferente. La depresión es más que sólo no estar feliz, es como no poder ser feliz. Miras lo que amas, lo que disfrutas, y ya no te llama la atención. A veces no tienes ganas de comer, otras no puedes comer y a veces ni siquiera puedes moverte. Tus amigos se enojan contigo por que no sales tan seguido o no quieres responder sus llamadas o mensajes. No puedes mantener una conversación y tú eres el problema, o el depresivo. Y en realidad quieres hacerlo. Quieres ir al bar, quieres salir y divertirte pero tu cuerpo no te deja. Como si algo adentro tuyo te forzara a estar triste como si eso fuera normal. Y los demás no lo entienden. No ignoras a la gente porque no te interesan, no quieres repetir la misma conversación una y otra vez. “¿Quieres salir?” –No, no me siento bien. “Cuál es el problema, como te ayudo”. Y ese es el problema. No sabes que quieres. No sabes que te hará sentir mejor. Te sientes atrapado. Lo que no ayuda es que te digan como debes sentirte o que sentir. O que te den soluciones que sabes que no sirven. Y se frustran porque te quieren ayudar y no pueden. Y las palabras que te hacen sentir así, odiarte a ti mismo, se hacen más fuertes. Y en cosa de segundos sientes que te ahogas. Afuera está tan brillante, hay mucha luz y quieres que alguien baje las luces un poco. Te preguntas qué pasó entre antes y ahora, pero a veces no hay explicación. Puedes tener todo lo que quieras y aun así sentir que no tienes nada. La depresión no discrimina, no importa si tienes mucho o tienes poco, te puede pasar. Ahora con la pérdida del actor Robin Williams, no sabemos si realmente se suicidó, o si la causa fue la depresión, pero si fue así, es una prueba que uno de los hombres más divertidos del mundo no pudo vencer al monstruo de la depresión. No es un chiste. La única razón por lo que lo sé, es porque yo ya estuve ahí. Perdí a mi mejor amigo por la depresión, y en ese momento no sabía que era. Trate de preguntarle cómo lo podía ayudar, y él no lo sabía. Y sí, me frustre por que no podía ayudar a alguien a quien quería. Cuando lo entendí, era muy tarde. Pero si pudiera conversar nuevamente con él, le diría esto: No hago milagros, ni puedo prometerte mucho. No puedo hacer que se borren las palabras u obligarte a quererte a ti mismo. No puedo hacer que quieras comer, o hacer que duermas mágicamente. No puedo retroceder el tiempo y mágicamente explicarte lo que pasó hasta ahora. Sé que hay mucha luz afuera, y no puedo bajar las luces, pero tengo un cuarto donde te puedes esconder, te puedo traer lo que quieras. No puedo bajar el volumen del mundo, y sé que a veces el ruido es muy fuerte, pero podemos cerrar las ventanas. Lo que puedo hacer es esperar contigo hasta que estés listo. Podemos hablar todo el día, o me puedo quedar aquí en silencio. Puedo estar al otro lado del cuarto, o sentado contigo. Podemos jugar o escuchar música. Puedes usar mi cara para practicar el maquillaje. O si quieres pegarle a algo, que no sea mi cara, porque está recién maquillada. Podemos hacer lo que quieras, mientras sepas que cuando salgamos de éste cuarto y salgamos al mundo, lo haremos juntos. Y no me voy a ir a ninguna parte. Llamare a mi trabajo y a mis amigos para que sepan que no voy a ir, traje películas, mi computadora, juegos, o simplemente podemos conversar. No importa lo que hagamos. Durante todo el tiempo que dure esto, yo voy a estar aquí, hasta que mejores. Y cuando estés listo, tú y yo entraremos de nuevo al mundo, juntos. Pero antes de hacer cualquier cosa, avísame.

“Para el Mundo puedes ser una persona, pero para un persona, puedes ser su Mundo”

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: